MUJER

Reflexiones mañaneras.

Yo tengo el mejor trabajo del mundo, el mejor créanme. Mi trabajo consiste en guiar, proteger, alimentar, amar, guiar, vigilar, observar, aprender, instruir, enseñar, proteger curar, besar, conocer, comprender y ayudar al ser mas maravilloso del mundo a convertirse en un hombre extraordinario e increíble. Adoro mi trabajo, me apasiona, me llena como mujer, cada día es una aventura nueva, no tiene muchas posibilidades de promoción pero los incentivos son muy altos y además tiene un muy buen plan de formación continua. El horario tampoco está tan mal, jornada completa, 24 horas al día y un mes de vacaciones, parece perfecto ¿verdad?, lo es, yo estoy totalmente enamorada de mi trabajo y de mi jefe. Ustedes dirán debe trabajar en la NASA o en Seatle Grace,  no se lo van a creer no, lo mío es mucho menos glamuroso, yo soy simple y sencillamente una mamá.

Pero mi trabajo tiene un mínimo e insignificante inconveniente, una ligera salvedad, que no está remunerado y además que está muy mal visto. No está nada bien que una mujer del siglo XXI moderna no quiera tener un trabajo remunerado y decida por sí misma ser ¿ama de casa? y quedarse en casa todo el día tocando el piano o rascándome la barriga que es lo que mucha gente cree que hago yo. No soy menos feminista, ni menos mujer, ni menos válida que cualquier otra o por lo menos eso pienso yo pero no tengo la misma suerte con el resto de humanidad le da una importancia grandísima oye!, les va la vida en ello,  claro está que esto es una ofensa increíble, que no quiera dejar a mi hijo en una guardería y pasar ocho o diez horas se al día sin verlo. Lo más divertido son las frases del tipo “te va a venir muy bien trabajar”, “os va a venir muy bien a los dos separaos un poco porque tenéis mucha dependencia el uno del otro” ¿en serio? ¿tan malo es que mi hijo de ahora dos años y yo tengamos dependencia el uno del otro? yo por mas que leo artículos y libros sobre el apego tanto a favor como en contra,  más convencida estoy en que lo estoy haciendo bien, aunque nadie me lo diga, yo veo a mi hijo feliz y yo también me siento feliz.

 

 

Anuncios

Un comentario sobre “Reflexiones mañaneras.

  1. Bueno aunque digas que nadie te lo valora… yo si que lo hago y es con lo que te debes quedar. Cuando llego a casa y me encuentro todos lo juguetes tirados por el suelo o los platos sin lavar no pienso que no habéis hecho nada, sino que ha sido un día duro y que sobre todo Ernesto se lo ha debido pasar muy bien. Todo eso es gracias a ti y a tu dedicación. Estar casi 24 horas al día con el niño da más trabajo de lo que la gente piensa.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s