CRIANZA

Temidas rabietas.

Nunca olvidaré la primera rabieta de Ernesto, fue tan repentina y tan sin venir a cuento que nos pilló con el pie cambiado, sin argumentos y sin saber qué hacer. Esos padres primerizos que cualquier situación les viene grande. Apenas si andaba solo, acababa de cumplir un año pero fue en esa etapa en la que descubrió el desconocido placer de subir y bajar escaleras que todavía le dura. Estábamos dando un paseo por el barrio y encontró una escalera con unos 12 escalones y al otro lado una cuesta, así que ya imaginan el juego, subía por la escalera y bajaba por la rampa, muy divertido, después de cuatro o cinco veces yo di por terminado el juego, hasta ese momento había sido un niño muy dócil y cuando yo le decía que nos íbamos a otro sitio me hacia caso y nos íbamos sin rechistar pero ese dia saco todo su caracter y empezo a llorar con tanta rabia y tanta pena que no era capaz de consolarte, se tiró al suelo, arqueó la espalda y dejó el cuerpo muerto, los que saben a qué me refiero sabrán que es imposible coger a un niño cuando se pone así. Como tantas otras veces me deje llevar por mi instinto, le abrace y le até en la mochila como pude y le fui cantando canciones al oído y nos fuimos corriendo a casa, cuando llegamos le quite la ropa y me la quite yo también, le abracé muy fuerte, nos metimos en la cama, le ofrecí el pecho y así nos quedamos los dos, muertos de miedo sin saber que nos estaba pasando pero a la vez aprendiendo cosas nuevas y tan importantes como cualquier otra.

¿Qué produce una rabieta?

En realidad no hay una explicación científica ni única que explique porqué se producen las rabietas, es algo instintivo, es aprendizaje, es una manera de canalizar la frustración, en realidad es bastante fácil de entender, como no sabe decir con palabras lo que siente, lo que quiere o lo que le pasa pues empieza a llorar y como sigues sin entenderlo se va enfadando cada vez más y más, hasta que llega un momento en el que ni siquiera se acuerda de porque estaba enfadado.

¿Cómo hemos decidido tratarlas nosotros?

Como se que esto puede levantar ampollas, lo primero que quiero decir es que no siempre es fácil, que hay días en que también estoy agotada y no tengo toda la paciencia que mi hijo necesita y que como todas las mamás del mundo también pierdo los papeles, dicho esto, allá voy.

Como en casi todas las decisiones que he tomado en la crianza de mi hijo en esta también me he dejado llevar por mi instinto y éste me dice que es un momento muy difícil para mi hijo, verle llorar de esa manera tan inconsolable me produce tanta tristeza y tanta angustia que me niego a dejarlo solo por lo tanto de la manera más respetuosa posible le acompaño, le hablo bajito al oído, le digo cuanto le quiero, le acaricio el pelo, la espalda, le cojo de la mano, no permito que se autolesione, si es necesario me tumbo en el suelo a su lado hasta que poco a poco se va calmando y ya cuando me deja le abrazo, le siento en mis piernas y poco a poco entre los dos vamos descubriendo que ha pasado, hasta que consigo que me mire con esa sonrisa que le brillan los ojos  y vuelva a ser mi bebé. La mayoría de las veces la culpa es mía, porque no entiendo lo que me dice o porque ando con unas prisas tontas que no me llevan a ningún sitio o por tonterías la mayoría de las veces, antepongo la limpieza de la casa o mis necesidades a las suyas sin darme cuenta de que él me necesita a mí mucho más que a cualquier otra cosa. Otras veces no, otras veces está cansado o tiene sueño o simplemente se levanta con el pie izquierdo como nos pasa a todos. Hemos tenido rabietas de cinco minutos y algunas de una hora, también ha habido días en los que el llanto se ha repetido durante todo el día, está muy irritable y llora por todo, esos días son una prueba para los dos y casi siempre terminamos los dos llorando a mares y me siento mal por no saber hacerlo bien, no haber sabido hacerle feliz y me siento culpable.

Pero cuando todo vuelve a la calma, cuando nuestras miradas se cruzan de nuevo y nos encontramos me gusta hablar del tema, de lo que ha pasado, de lo que ha sentido y de cómo podemos solucionarlo, intento ponerle nombre a sus emociones, esto obviamente es muy difícil para sus recién cumplidos 2 años pero poco a poco vamos poniendo nombre a sus sentimientos.

¿Cómo evitar las temidas rabietas?

A mi me resultan muy útiles estos pequeños consejos pero cada mamá conoce a su cachorro y es por eso que cada una sabemos como actuar en cada momento.

  • Darle siempre la razón, suena muy fuerte pero es así. Yo no discuto jamás con mi hijo, a menos que haga algo que ponga en peligro real su vida o su integridad o a menos que yo tenga un argumento de mucho peso no discuto con él y nunca le digo que no a nada, no me gusta el no porque no. ¿Que se quiere quedar más rato en el parque, bueno pues ¿que es lo peor que puede pasar? que cierren la panadería, que comamos tarde y luego se alargue la siesta, bueno, no todos los días es así y por un día no pasa nada, con lo que me gusta verlo reír.
  • Evitar que llegue a tener mucha hambre o mucho sueño, esto a veces es complicado porque si quiere quedarse mas rato en la calle jugando y luego cuando llegamos a casa está cansado y quiere que me siente con él a que le dé el pecho o a que le lea un libro pero a la vez tiene mucha hambre y quiere comer pero como no me deja hacer la comida se va enfadando hasta que al final explota y se lia. Así que intento dejar la comida hecha antes de salir y si llega con mucho sueño le dejo dormir, ya comerá cuando se despierte.
  • Evitar zonas conflictivas. Hay veces en las que si tenemos prisa porque tenemos que hacer algo importante o hemos quedado con alguien para comer y no puedo dejarle que haga lo que quiera, así que evito pasar por parques, zonas con coches eléctricos, rampas, escaleras, fuentes de agua o cualquier sitio en el que le guste parar, a veces doy un rodeos enormes pero consigo que vaya tan contento.
  • No obligarlo a hacer nada que no quiera, ni a comer, ni a dormir, ni a bañarse, a nada. Hay días en los que no quiere ni bajar a la calle pues nos quedamos en casa, como todo esto también es difícil.

Lo más importante y que tengo muy claro es que como todo esta es un etapa, de las que menos echaré de menos, eso seguro, pero que como todas, pasará y se quedarán en el recuerdo. También debo tener en cuenta que no quiero que mi hijo sea mi enemigo, no quiero entrar en esa dinámica que he visto tantas veces en otras familias de hijos y padres discutiendo todo el día, sin reconciliarse jamás, padres y madres que creen que todo se consigue con autoridad o gritando, no quiero eso para nosotros.

 

Si te gustó o te pareció interesante, compártelo!!!!!

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s