CRIANZA

Dentición y primeros cuidados bucodentales

Una de las preguntas más frecuentes que te vas a encontrar en los primeros meses de la vida de tu precioso bebé es entre otras de las que ya hablaremos ¿ya le han salido los dientes? y también es una de las cosas con las que más les gusta competir a la gente, “pues el nieto de fulanita ya tiene 4 dientes y el tuyo todavía nada”, que pesadilla, tengo pendiente otro post contando todas las frases estúpidas que he escuchado en los últimos 2 años mas o menos, va a ser realmente divertido.

Teóricamente el calendario de dentición es:

  • Incisivos superiores: entre los 7 y 10 meses
  • Laterales superiores e inferiores: entre los 9 y 12 meses
  • Primeros molares: entre los 9 y 18 meses
  • Caninos superiores: entre los 18 y 24 meses
  • Segundos molares: entre los 24 y 36 meses

Volviendo a los dientes, leerás y oirás miles de historias, anécdotas y consejos varios sobre los dientes y su aparición, tantas como madres y niños conozcas. Una de las teorías más extendidas es que la salida de los dientes duele incluso que los dientes salen cuando somos bebés porque de adultos no podríamos soportar el dolor, además de ir acompañado de fiebre, malestar, diarreas, culetes tan rojos que forman heridas, en fin, una etapa más que complicada para los pobres bebés. Yo no dudo en que esto sea así aunque yo he decir que no lo comparto.

Es cierto que las encías se inflaman, pero no siempre va acompañado de dolor, Ernesto no se quejó de los dientes ni una sola vez hasta que empezaron a asomar los colmillos, aunque se juntaron varias cosas, fue durante este verano y entre otras cosas, cambiamos de pañales, de ambiente, de agua, puede que todo el conjunto de circunstancias desencadenaran el desastre, culete super irritado y una diarrea rarisima que me hizo incluso dudar de algún tipo de alergia o incluso una incipiente celiaquía. Al volver no ha vuelto a ocurrir por lo tanto dejé de preocuparme.

Ernesto empezó a babear muy pronto y a llevarse las manos a la boca también muy pronto, con un par de meses como mucho y todos los sabios del lugar no paraban de decir que le dolían las encías y que enseguida le iban a salir los dientes, se equivocaron de pleno, los primeros dientes no asomaron hasta los 9 meses. Una de las mejores decisiones que he tomado desde que nació mi bebé es que he tenido un control absoluto de todo lo que se llevaba a la boca y por supuesto ese control se extendió a la gente que rodeaba a mi hijo, normas muy claras: nadie toca a mi hijo sin lavarse las manos y nadie toca los juguetes de mi hijo sin lavarse las manos, ni siquiera yo, me provoqué una dermatitis de tanto lavarlas, estas normas todavía están vigentes, la gente que me rodea me mira como si fuera una tarada e incluso a veces se enfadan porque los obligo a mantener una perfecta higiene pero me da igual, 23 meses de absoluta y perfecta salud me avalan así que sigan, sigan mirándome como a una tarada.

Hay pediatras que defienden que no tiene relación la sintomatología que se le atribuye a la salida de los dientes con la misma, que son muy pocos los efectos secundarios y que se pueden paliar con mordedores o extremando la higiene, en mi caso nos ha ido muy bien, Ernesto nunca ha presentado molestias con los dientes lo cual es una alegría.

Siempre pensé que Ernesto llevaba algo de retraso en la salida de los dientes pero viendo el calendario me doy cuenta de que no, los primeros incisivos le salieron con 8 meses, los primeros molares a los 14 meses y los colmillos con 22 meses, todavía le están empezando a asomar.

Con respecto a la higiene bucal queremos que vaya teniendo el hábito de cepillarse los dientes después de cada comida, es super divertido ver como nos pide subirse al taburete, que le echemos pasta de dientes imaginaria y  después se cepilla los dientes uno a uno fijándose en cómo lo hacemos papá y mamá. Para él es un juego muy divertido y esperemos que lo siga siendo siempre. Los odontopediatras recomiendan cepillar los dientes un par de veces a la semana hasta los 4 o 5 años sin pasta o con una pasta muy baja en flúor. Pero lo más importante es evitar los azúcares refinados, los zumos, los dulces en general que son los principales causantes de las caries y demás problemas bucales y por supuesto de la obesidad infantil. Es mucho mejor dar una pieza de fruta y así matamos dos pájaros de un tiro, 0 caries y 0 obesidad, conclusión menos problemas de salud a la larga que al fin y al cabo es lo que mas nos importa en la vida.

 

 

 

 

Anuncios

Un comentario sobre “Dentición y primeros cuidados bucodentales

  1. Yo la verdad he sido más permisiva con el tema de lavado/desinfectado de las cosas… En casa de mi padre hay tres perros y desde bien pequeño (4/5 meses) algún que otro lametazo se ha llevado, ha probado la tierra, la arena de playa, y se ha chupado las manos o algún juguete que ha caído al suelo. Está claro que he intentado estar bastante pendiente de todo lo que ha llevado a la boca, pero algo se ha escapado. Y solo ha tenido un inicio de gastroenteritis que le pegué yo y mocos por algún cambio de temperatura. Ya veremos como anda de defensas el año que viene que empieza el cole… xD Con los dientes más o menos como Ernesto, mes arriba, mes abajo 🙂

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s