Sin categoría

Más compras inutiles

Aunque parezca mentira, tengo mas de 5 cosas inútiles por casa, para un segundo bebé tendré más que suficiente, pero ojalá alguien me hubiera dicho algo así como”espera a que nazca que te va a sobrar todo”, pese a todo yo fui bastante prudente y no me precipite a comprar todo lo que me decía el catálogo del corte inglés que iba a necesitar, cuando en realidad no necesitas nada, pañales, ropa muy suave y cómoda y poco más, un bebé necesita estar con su mamá, el resto nos facilita la vida pero podemos prescindir de ello o yo por lo menos pude prescindir, como he hecho con la mayoría de las cosas desde que nació Ernesto, he dado prioridad absoluta a la crianza y he intentado simplificar mi vida al máximo.

La lista de cosas que se nos han quedado nuevas en casa continua:

  • Zapatos: de estos si que no compré ni uno, los odio, además como siempre íbamos con el porta bebé los hubiéramos perdido. Nos regalaron dos pares, uno de ellos se los puse una vez para hacerle fotos, se parecía a Monchito, se le caían todo el rato, me enfadé y los metí en un cajón, no se los puse nunca más, que perdida de dinero, con lo bien que me hubieran venido unos bodies. Al tiempo nos regalaron otros dos pares, ponerlos era poco menos que una yincana,  mientras le ponía uno se quitaba el otro y así todo el rato, así que se los quité y fueron al mismo cajón. Sin embargo, unos amigos nos regalaron unas zapatillas de adidas con la suela blanda para empezar a andar y esos se los ponía cuando empezó a ponerse de pie, esos si nos vinieron bien. La verdad es que los machacó, ahora los guardo con tanto cariño recordando aquellos primeros gateos y luego los primeros pasos agarrado a la mesa o la valla de colores del parque.
  • Chupetes y biberones: otra cosa que no compré, me regalaron tanto amigos como en las canastillas de que te van dando durante todo el embarazo con muestras. Yo me tomé la lactancia muy en serio y algo importante hasta que se estabiliza y se consolida las tomas es no ofrecer el chupete para no confundir al bebé al menos durante el primer mes, cuando al mes se lo dí ya no lo quería, obvio. Alguna vez le he dado alguno para jugar pero jamás lo ha usado para calmarse o para dormir, me siento un poco mal al decir esto pero algunas noches en las que se engancha al pecho y no me suelta y me duele la espalda de estar en la misma postura desearía poder usar el recurso del chupete, pero enseguida me arrepiento, es mejor así. El biberón lo ha empezado a usar hace un par de meses para beber agua pero después de habérselo “robado” a su prima.
  • Sacaleches y esterilizador de biberones: ambas me las dejaron, el esterilizador como es obvio jamás lo usé, no se ni como funciona, creo que ni lo saque de la caja. El sacaleches solo lo use una vez el verano pasado cuando se me ocurrió que hacía mucho calor y que le quería hacer helados, como no le había introducido la leche de vaca se los quería hacer con leche materna, así que cogí aquel cacharro infernal y me puse a bombear y no conseguí sacar ni una gota, esto supongo que era porque era manual, igual con uno eléctrico hubiera obtenido otro resultado, pero bueno, volvió a la caja ese mismo día y pocos días después volvió a su dueña.
  • Parque: esto también se lo pedimos a unos  amigos, yo nunca estuve muy convencida ya que prefiero que Ernesto sea libre de ir y venir a sus anchas por toda la casa, el parque estaba pensado para esos momentos en los que necesitaba un poco de contención para pasar la fregona o ducharme o yo que se. A Ernesto como todo lo que supone separarse de mí esto tampoco le gustó, le hacía gracia si jugábamos con él pero solo se aburría y quería salir, pero no todo está perdido, fue un caro y bonito almacén de juguetes.
  • Hamaca: una de mis preocupaciones más recurrentes cuando estaba embarazada, obvio, que tenía demasiado tiempo para pensar, no sabía muy bien donde iba a dejar a Ernesto en los ratos en los que estuviera despierto o yo tuviera que hacer cosas en casa, pensamos que una buena solución era una hamaca/columpio/lamayordiversionjamásvista, un parque de atracciones con música, con móviles de patitos colgando para entretener al bebé, puf!!  otro desastre, no quería ni verla, le sentaba y la metía en el baño mientras me duchaba y si no tardaba  más de 5 minutos y le cantaba no se enfadaba demasiado, el resto de veces que le dejé me miraba como diciendo ¿me estas vacilando?, ¿en serio me vas a dejar aquí? , así que otro trasto carísimo que no usamos más de 10 veces. Se de bebés a los que les encanta estar en la hamaca pero al mio no, al mio le gustan los brazos, le gusta sentir mi calor, mi olor, así que lo mejor para nosotros volvió a ser el recurrido y maravilloso fular.
Anuncios

Un comentario sobre “Más compras inutiles

  1. el sacamocos ese también fue otra cosa que no hemos usado por los consejos de la matrona. Menos mal que nos vino en una cesta y no lo tuvimos que comprar.
    Los zapatos si, los que más usó fueron los adidas. El resto hasta que no empezó a andar casi ni los usó. Lo único bueno era los que le regalaron los tios porque eran iguales que los mios, por hacer la gracia nada más jejeje.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s