Sin categoría

Navidad I

En el último año he pasado por muchos momentos de dudas, incertidumbres, miedos y muchas preguntas sin respuesta, quizás demasiadas. He intentado resolverlas casi todas equivocandome, eso seguro, creo que la inseguridad viene incluida al ser mamá por primera vez.


Una de las dudas mas importantes que se me han planteado es si seré capaz de darle a mi hijo una infancia tan feliz y bonita como la que me dieron a mi. Mi padre trabajaba toda la semana, siempre estaba de viaje con su camión así que cuando llegaba hacía que todo el tiempo con él fuera una aventura, observando en la distancia puede que fuera por las ganas que teníamos de estar con él pero siempre planeaba cosas divertidas que hacer, aunque estuviera agotado. No pretendo hacerlo tan bien, solo espero que mi hijo recuerde su infancia la mitad de maravillosa que yo.


En mi casa la navidad empezaba a finales de octubre, los fines de semana los dedicábamos a ir al campo a pasar el día, comíamos una tortilla y unos filetes empanados, que recuerdos… Después de comer comenzaba la búsqueda de elementos para la decoración, mi madre nos daba una bolsa a cada uno y entre risas y juegos nos dedicábamos a recolectar piñas, grandes y pequeñas, abiertas y cerradas, palos, piedras, cortezas, musgo, semillas y todos los elementos que pudieran servir para hacer una guirnalda, un centro de mesa o un pesebre del Belén del año cero a escala. Este juego no solo nos servía para pasar el día en familia, si no para aprender a amar y respetar la naturaleza, mi madre nos enseñó a no arrancar las flores, a no romper las ramas de los árboles, que no dejáramos basura, que no tiráramos piedras a los pájaros, nos explicaba todas esas cosas de forma tan sencilla que nunca lo hemos olvidado. Al caer la tarde nos íbamos cargados con todos nuestros tesoros a casa y ese era el momento en el que mi madre desplegaba todo su arsenal de cintas, lazos, brillantinas, pistolas de pegamento, flores secas y demás elementos decorativos y navideños, se atrincheraba en la mese de la cocina todo el mes de noviembre, recuerdo que para comer nos hacía un hueco o nos mandaba a comer al salón. 


Continuara…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s